Dicen que tras dos meses de silencio, un blog puede estar muerto o latente. Por si alguien lo dudaba, este blog sólo está latente. O dicho de otro modo, I ATEN’T DEAD.

El tiempo que no paso en la oficina se reparte mayoritariamente entre cuidar de Emma, cuidar un poco la casa y, con suerte, dormir. Esto último adquiere un significado diferente cuando cuidas de un bebé, mi clasificación (personal e intransferible) de horas de sueño se ha visto bastante distorsionada:

  • Clasificación de las horas de sueño

El poco tiempo que me queda libre, en realidad no lo es tanto. Se trata del tiempo que paso delante el PC acunando a Emma al son de su música favorita: ruido rosa. Esto me deja atado al PC y con las manos libres durante ratos de hasta una hora, que es todo el tiempo que tengo para escribir.

O leer, pero con la habitación a oscuras sólo puedo leer de la pantalla y al cabo de un rato me aburro de leer y hasta me apetece escribir. El problema, ahora mismo, es que sólo me apetece escribir sobre dos temas: vida familiar y comida. Dos temas muy prácticos y absolutamente prioritarios para mí 😛

Pero en la variedad está el gusto, así que prefiero no abusar de vuestra resistencia al aburrimiento. Para hablar de nuestra vida familiar tenemos a la familia y los amigos. Algunos están lejos, por lo que también escribimos un poco, pero no es algo que queramos publicar y divulgar. Bueno, un poquito sí 😉

  • 3 months  /  3 mesitos

Por otra parte, hacía tiempo que teníamos un proyecto pendiente y con tanto tiempo delante del teclado me pareció la mejor forma de gastarlo. Se trata de un proyecto práctico y apetecible, que incluye varias de mis aficiones favoritas —leer, cocinar, comer, fotografiar— y escribir.

Ñoras y Ñores, les presentamos a Zorza & Gofio. Que aproveche 🙂