…si es de Los Compadres tu padre, es bueno. Al paso que voy, ese será el slogan que le repetiré a Emma en nuestros desayunos con pan casero 🙂

Dicen que tener descendencia te cambia la vida y no deja de sorprenderme hasta qué puntos tan insospechados puede llegar esto. A base de no dejarme dormir, Emma ha conseguido que me tome el café con leche sin azucar, ¡impensable hace sólo unos días!

Aunque no ha sido mérito suyo, sino de la gente de webos fritos, llevamos días sin comprar pan. Estando a solas con un bebé y una KitchenAid KSM 150 (o una Thermomix, o cualquier máquina decente para amasar) se tarda menos en hacer pan, incluso con una mano mientras se acuna un bebé en el otro brazo, que en ir al supermercado ¡con todos los preparativos que eso implica con un bebé!

Sigue leyendo …