Y solamente uno, de forma que siempre sepas dónde debería estar cada cosa. Sólo entonces se puede poner cada cosa en su sitio.

Cuando se trata de mantener el orden en una colección de fotos, esta unicidad no es tan fácil de garantizar como parece. En un extremo, existe lo que en matemáticas llamaríamos la solución trivial:

Están todas las fotos en una carpeta, no necesito más.

Claramente, una solución mucho mejor que tener las fotos repartidas por varias carpetas en distintos sitios. Esto es no complicarse la vida y lo demás son tonterías :D

Conociéndome, pueden imaginar que mi lugar está en el otro extremo ;-)

Para empezar, tener todas las fotas en (exactamente en, no debajo de) una única carpeta presenta varios problemas:

  • Encontrarlas, a menos que sepas en qué fichero está cada foto.
  • Darle, forzosamente, un nombre (de fichero) único a cada foto. Esto, por si sólo, nunca es mala idea.

Hace años que tengo mis (veinte mil) fotos organizadas en carpetas, pero no fue hasta hace unos días que decidí establecer una estructura consistente a estas carpetas. Puede que no exista una solución perfecta (la demostración queda como ejercicio para el lector) pero yo me conformo con dar un pasito, una iteración, hacia una solución un poco mejor :-)

Sigue leyendo …