Pensaba escribir esto el lunes al llegar a casa, pero lo estoy escribiendo el lunes al no poder irme a casa.

Como ya debe saber, literalmente, todo el mundo, la mayoría de los aeropuertos internacionales en Europa están cerrados a raíz de la erupción del volcán Eyjafjallajökull en Islandia, la mayor interrupción de vuelos en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. La nube de cenizas volcánicas ha llevado a más de 20 países en Europa a cerrar su espacio aéreo. Miles de vuelos cancelados, millones de pasajeros atrapados en aeropuertos y en algunos casos todos los hoteles en sus alrededores ya están a rebosar.

No todos los derechos de los pasajeros en Europa se aplican a compañías asiáticas, como Singapore Air, que ya me advirtió de que si vuelo a Singapur y me quedo atrapado allí no me van a dar alojamiento, aunque parece que a 1200 sí se lo dieron. El aeropuerto de Zúrich sigue cerrado hasta el lunes. Si tuviera prisa podría intentar volar a Madrid haciendo escala en Buenos Aires (me costaría lo mismo) pero nadie sabe si no me cerrarán el aeropuerto de Madrid a mitad de camino, aunque de momento parece que, por el contrario, España podría ser una buena puerta de entrada a Europa.

Ahora dicen que la cosa podría mejorar pronto mientras los holandeses se suben por las paredes a pesar de haber buenas razones para esperar… pero para hablar del tema ya están los informativos. Bastante tengo con estar atento a los avisos de Singapore Air.

Por suerte, todo esto me ha pillado antes de salir de Sídney, así que aquí me quedo hasta que pueda volar en la ruta prevista. Mientras tanto, vamos a mirar el lado positivo…

El pasado sábado fuimos a ver las Blue Mountains en una visita guiada (Anderson’s tour) de día completo. Un guía australiano muy simpático nos llevó en minibus casi todo el día, a la tarde nos ahorró un empacho de carretera dejándonos en un ferry de vuelta a la ciudad.

La primera parada del día fue en el Featherdale Wildlife Park, un pequeño parque zoológico donde algunos de los animales andan a sus anchas fuera de las jaulas y puedes acercarte todo lo que quieras a un par de koalas:

  • Featherdale Wildlife Park
  • Featherdale Wildlife Park

Otros animales están en jaulas porque no te conviene tropezarte con ellos:

  • Featherdale Wildlife Park
  • Featherdale Wildlife Park
  • Featherdale Wildlife Park
  • Featherdale Wildlife Park

Como era de esperar, hice unas pocas fotos :)

La siguiente parada fue mejor aún: ¡clase de lanzamiento de boomerang! :D

Como siempre, parece fácil. Hasta que lo intentas ;)

El segundo intento tampoco fue mucho mejor, tengo que practicar más. Aunque un poco caro ($20) éste es el único boomerang que con seguridad funciona. Comprobado :)

De aquí nos fuimos a ver las famosas Blue Mountains. Allí vimos bonitas vistas, helechos gigantes de la época de los dinosaurios y el cablecar más empinado del mundo, parte de la mina de carbón que trajo prosperidad a los principales asentamientos de la zona.

  • Blue Mountains
  • Blue Mountains
  • Blue Mountains
  • Blue Mountains

La excursión estuvo bien como algo relajado, no vimos todo lo que yo quería ver ni pudimos pararnos mucho en cada sitio, pero como vistazo rápido estuvo genial. Si tengo ocasión me gustaría volver pero con una ruta corta de senderismo, el tren llega allí desde el centro de Sídney, pero para eso hay que prepararse mejor.

Pasamos unas cuantas horas en la carretera pero el guía se lo montó bien para que no nos aburriéramos. Lo mejor que recuerdo fue cuando lanzó la pregunta “¿Qué es lo mejor que habéis visto en Australia?” y la familia de Georgia (EE.UU.) responde “Bueno… estuvimos en Nueva Zelanda.” :D

Aparte de Nueva Zelanda (que me encantaría visitar), la única recomendación que me quedo (del resto del grupo) es la de subirse al puente, pero es un poco caro ($200 o más) y no dejan hacer fotos.

El pasado domingo, para matar las ganas de senderismo que me dejó el sábado, recorrimos el Manly Scenic Walk pero en sentido contrario al que lo documentan por todas partes. La idea de hacerla al revés vino de la mano de un australiano y es probablemente el mejor consejo que hayamos recibido.

  • Manly Scenic Walk
  • Perfil del recorrido

El perfil del recorrido no es suficientemente revelador: las subidas hubieran sido peor de haberlo hecho al derecho ;)

Las vistas y las playas son bonitas, aunque me temo que no es fácil hacerles justicia con las fotos a las vistas porque el 90% es cielo o arbustos, excepto en las playas.

  • Manly scenic walk
  • Manly scenic walk
  • Manly scenic walk
  • Manly scenic walk
  • Manly scenic walk
  • Manly scenic walk
  • Manly scenic walk
  • Manly scenic walk

Si alguien de Canarias está pensando que la vegetación le resulta familiar, es que se parece mucho a la transición entre la laurisilva y el fayal-brezal (véase pisos de vegetación en Tenerife). Miren esa planta parecida a nuestro Tejo.

Aquel día hizo mucho calor, por primera vez en muchos años me dieron muchas ganas de tirarme al mar, pero no se me ocurrió llevarme el bañador. Lo que no sabía era que el agua el Pacífico aquí está bastante caliente: apenas baja de 20ºC. Unos días más tarde volví a Manly, por la noche, probé el agua y me pareció caliente como si alguien se hubiera… ya saben :P

Este sábado, cada vez con menos esperanzas de que fuera nuestro último día en Sídney, nos lo tomamos con más calma. Por la mañana temprano fui a ver los Jardines Chinos de la Amistad. Sólo les dí un vistazo rápido (apenas una hora) pero me gustaron mucho.

  • Chinese Gardens of Friendship
  • Chinese Gardens of Friendship
  • Chinese Gardens of Friendship
  • Chinese Gardens of Friendship
  • Chinese Gardens of Friendship
  • Chinese Gardens of Friendship

Después de brunchear en el Din Tai Fung de Sydney, cogimos el ferry al otro lado del Harbour bridge para cruzarlo caminando. Más vistas del puente, Sídney, la cása de la ópera, un crucero cruzando por medio y puesta de sol :)

  • Sydney
  • Sydney
  • Sydney
  • Sydney

Esto no es nada, mira este vídeo y flipa con los últimos segundos ;-)

Ayer nos lo tomamos aún más relajadamente, en parte por la frustración de no poder volver a casa. Como hacía un día estupendo (bueno, no tanto en la ciudad) nos fuimos a ver la playa de Bondi, al parecer una de las playas favoritas de la zona. Vacía debe ser bonita, pero llena de gente es más bien decepcionante. Para dar una idea del nivel de decepción: durante la primera media hora creí que me iría de la playa sin una sola foto. Al final me animé, sobretodo cuando el sol bajó mucho y la luz se tornó más cálida.

  • Bondi beach
  • Bondi beach
  • Bondi beach
  • Bondi beach
  • Bondi beach
  • Bondi beach

Como se puede apreciar en mi cara de psicópata, lo mejor de Bondi fueron los churros con chocolate en la chocolatería San Churro, ¡buenísimos! :)

Para terminar de poner los dientes largos, voy a listar aquí mis restaurantes favoritos en Sídney:

Y me voy corriendo a cenar al Chinta Ria Temple of Love‎ otra vez :)