La mudanza ha terminado, aún quedan muebles por montar, muebles por comprar, una bici por traer y todo por ordenar; pero hoy he puesto fin oficialmente nuestra mudanza al realizar el último paso del proceso:

Disfruta de una cerveza fresquita en casa, con tus cosas, tu nuevo trabajo y tu nueva vida.

  • Mission Accomplished

El proceso nos ha llevado ocho semanas en total, cuatro para conseguir el apartamento y otras cuatro esperando para entrar en él, además de arreglar muchos papeleos y contratar seguros para todo para todo lo asegurable. Ahora nos llevará otras cuatro semanas amueblar la casa, probablemente no del todo pero espero que lo suficiente para poder llamar hogar a esta casa.

De momento sólo tenemos un sofa-cama para dormir (que será donde dormirán las visitas ;-) ), la mesa de comedor y cuatro sillas, un armario pequeño, dos mesitas, una lámpara y medio escritorio. En esto y poco más ya nos hemos gastado €1001 en IKEA, sin incluir los SFr. 95 de alquilar una furgoneta (allí mismo), los SFr. 16 de tren para llegar allí y los muebles que no compraremos en IKEA (como mínimo, la cama) que serán sin duda más caros que en IKEA.

IKEA tiene un acuerdo con Mobility que nos permite alquilar una Ford Transit allí mismo, pagándola por horas. Muy conveniente, pero conviene revisar el nivel de combustible para evitar aventuras como la nuestra. Al poco de salir de IKEA se enciende el piloto de reserva, llamo al teléfono de IKEA y me dicen que busque ese combustible ecológico (Erdgas) que no tenían en ninguna gasolinera, sólo en las cercanas al IKEA. Pasamos un mal rato (bastante malo) regresando en reserva con el tiempo pegadísimo porque habíamos perdido una hora intentando respostar, para luego tener que explicar todo esto en IKEA para no nos cobraran la hora de más. Allí y entonces me explican que la furgoneta tiene un motor híbrido y podía haberle puesto gasolina sin plomo. Conclusión, tras esto y otra desinformación: no te puedes fiar del call-center de IKEA.

Al final terminamos en casa como queríamos, sólo una hora más tarde: con nuestras cosas por todas partes y muebles nuevos para montar. Los domingos no se puede hacer ruido pero visto cómo cantan las camanas de las iglesias no me vengan a decir que mi destornillador suena más fuerte. De los muebles aún no enseñamos nada porque está todo manga por hombro, pero para compensar aquí van un par de fotos de la casa, nada más ;-)

  • Home 5.0 - The House
  • Home 5.0 - The House
  • Home 5.0 - The House
  • Home 5.0 - The House