Ya llevamos unos días aquí y va siendo hora de compartir nuestras primeras impresiones, de momento las cosas van bien teniendo en cuenta lo complicado que suele ser todo aquí. Lo más urgente que nos queda por hacer es conseguir un apartamento para vivir.

La mayoría de primeras impresiones están siendo buenas, aunque tampoco han faltado malas sorpresas como la ausencia de ascensor y lavadora en la mayoría de apartamentos. La comida es estupenda, se nota muchísimo que hemos vuelto a Europa (al continente) y es un cambio que nos está sentando muy bien, el cuerpo lo agradece :-)

Lo que menos me está gustando es que hay las avispas por todas partes :-(

Nada más salir del aeropuerto me compré una tarjeta SIM (Swisscom) por SFr. 20 y dos pases mensuales (SFr. 77 c/u) para movernos a nuestras anchas por todo Zürich y alrededores. Los pases son «baratos» porque sólo valen de 9:00 a 5:00 (sí, de la mañana), el que permite usar transporte antes de las 9:00 cuesta unos SFr. 113. Luego el taxi al apartamento fueron SFr. 75 (unos €50) así que el tren no parece tan caro en comparación :-D

Al llegar al bloque de apartamentos, a las 17:55, me encuentro con que la oficina donde entregan las llaves cerró a las 17:30, ¡tirados en la calle! Turmix TX-150 Pero no estaba todo perdido, llamé a la agencia y me dieron el código de la caja fuerte que contenía la llave de nuestro apartamento (¡bienvenido a Suiza!) y no tuvimos que irnos a un hotel… sólo tuvimos que subir 70 Kg. de equipaje (entre los dos) tres pisos por las escaleras, ya que no hay ascensor (¡bienvenido a Suiza!) Al menos tenemos una Turmix TX-150 para Nespresso 🙂

    El apartamento y las vistas desde nuestro salón, sin balcón:

  • Zürich
  • Zürich
  • Euros vs. Swiss Francs

Por suerte tenemos un estupendo servicio de recolocación (relocation) que nos acompañó el primer día (martes) a la oficina de registro municipal (Kreisbüro) y al banco, así que aquella mañana me registré como residente (por sólo SFr. 85) y ya tengo cuenta en un banco suizo. Con esto y muchas fotocopias parece que ya tengo arreglado todo el papeleo, ahora me falta conseguir un seguro médico que incluya seguro de accidentes, pero aún tenemos tiempo. El banco fue donde único no nos atendieron en Español :-D

Lo que más nos preocupa y ocupa ahora es encontrar un apartamento, hay pocos y mucha competencia para conseguir uno. Básicamente tú pides un apartamento y el casero, que tiene unas cuantas peticiones, decide a quién le presta su casa por un módico precio. Aquí da igual quién llega antes o quién tiene más dinero, el casero elige y punto. Lo peor es el choque cultural al encontrar que muchos apartamentos carecen de cosas tan básicas como: lavadora, ascensor, secadora o lavaplatos. Lo de la lavadora es lo peor, muchos edificios conservan la tradición de tener una lavadora para todos los vecinos y cada uno puede usarla dos veces al mes. Unos amigos acaban de conseguir apartamento con esta restricción y ya estaban mirando lavadoras y secadoras en el Mediamarkt, unos €1000 el kit. ¡bienvenido a Suiza! :-D

Mucho hemos hablado esta semana de comparaciones entre Dublín y Zúrich, sobretodo en cuando a diferencias climáticas, pero para mí el mayor cambio está siendo la comida. Si bien es tan cara como en Dublín, cuando no más, es mucho mucho mejor. No sólo estamos disfrutando de alimentos (ingredientes) de calidad, también la variedad es abismal comparada con Dublín. Probablemente sea como en España, pero tras tres años viviendo en Dublín nos hemos llevado una grata sorpresa al ver que hay, por ejemplo, media docena de tipos de lechuga diferentes, sin empaquetar, en lugar de ensaladas de plástico. También hay una diferencia abismal en la fruta, ahora puedo comer (y como) mucha fruta en la oficina :-)

Dentro del paquete de bienvenida del apartamento tenemos una agenda de eventos muy interesante, gracias a la cual nos enteramos de que el jueves projectaban Chocolat en la Rote Fabrik. Me encantó, había visto películas al aire libre una o dos veces anteriormente, pero hacía muchos años (La Gomera, verano del 2000) y ni me acordaba. Fue maravilloso, muy relajante, con la orilla del lago al lado y el ruidito del projector de fondo, un auténtico projector de películas de 35mm, me sentí transportado a mi infancia :-)

El sábado fuimos de excursión a IKEA (a buena hora llegó IKEA a Dublín, justo antes de irnos de allí) y, por primera vez en mucho tiempo, no compré nada. Al menos ya hemos decidido qué colchones queremos (uno de látex y uno de espuma viscoelástica), así que por fín tenemos la cama casi del todo decidida, aún estamos dudando entre ésta y ésta. Por otra parte, el sofá que habíamos elegido dejó de gustarnos al ver cómo queda después de mucho uso (te hundes) y hemos decidido por este otro. Con un poco de suerte el módulo de TV no será tanto dolor de cabeza, ya vimos una combinación que nos gustó y podemos ampliar poco a poco.

  • IKEA
  • La Tienda Prometida. Si la Tienda no va a Migue, Migue va a la Tienda.

  • Sofá para 3
  • Módulo TV

El domingo fuimos al Zürcher Knabenschiessen, uno de los festivales más antiguos de Suiza. Había tanta gente (masa) que apenas llegamos a la mitad de la parte que era una feria, con puestos de comida y tiendas varias. Ni los vimos niños con escopetas ni los oímos tiros, en menos de un kilómetros nos aburrimos y nos largamos. No hice ni una foto, pero la salchicha blanca y la Raclette mit Kartoffel estaban buenas :-)


Apenas caminamos este tramo, dos paradas de tranvía. Ver mapa más grande

Ha sido una semana larga así que nos quedaremos en el apartamento el resto de la semana, no es un apartamento muy grande pero tiene un sofá enorme. Tenemos muchos apartamentos que buscar para conseguir uno, una odisea.