Hace casi un año relaté cómo era un día de aquellos, cuando vivía en el barrio del molino, trabajaba en Dell, usaba el tranvía cada día… y leía. Tengo una canción que inevitablemente me transporta allí: Naked Raven – Someday.

Hoy vivo en el centro de Dublín, trabajo en Google, camino menos que antes, uso más los aviones que el tranvía y no leo casi nunca, pero sobretodo soy (aún) más feliz :-)

Hace más de un més que Jake lo hizo, una vez más, repitiendo la experiencia del año pasado. No recuerdo si ya me apetecía hacerlo yo también antes de que él lo hiciera, pero qué más da. Déjame que te cuente cómo es ahora un día de éstos…

La primera visión del día, aparte de la puñetera claridad que entra por el balcón, no suele ser muy alagüeña. Al menos ya no uso un vibrador sino mi despertador, en mi mesilla. La segunda visión del día es de las mejores pero está clasificada, en su lugar ofrezco un retrato de la oveja más linda del mundo.

  • ojo al antifaz
  • mira que cucaaaaa

Dado que por las tardes siempre estamos cansados y liados, he cambiado mis hábitos para incluir el tren de lavado en la mañana. Meter la cámara en la ducha no es algo que haga todos los días. Lo que sí hago todos los días y me agrada mucho poder hacerlo es ir a trabajar en vaqueros y camiseta. No hay mejor manera de trabajar que estando cómodo, pregúntales a los que llevan corbata obligados ;-)

  • como pez en el agua
  • mi uniforme de trabajo
  • eso es el pacifico

Hoy no me dió tiempo a completar el proceso, así que pongo una foto de cuando estaba en Santa Cruz, CA porque así mismo habría quedado de haberme dado tiempo.

El desayuno es algo que ha quedado estandarizado en “café con leche”. Leche irlandesa, cafetera italiana y café colombiano comprado en España (el que se consigué aquí es peor) aunque hoy justo terminé con las existencias de café brasileño comprado en Portugal.

  • cafe con... algo
  • asi nunca llego temprano

Hoy no tenía leche, olvidé comprarla ayer, así que me las apañé echándole hielo y un toque gallego ;-)

Lo malo de vivir tan cerca de la oficina (20 minutos a pie) es que siempre llego un pelín tarde, pero entre que el tiempo no es algo crítico, las mañanas son tranquilas y siempre me quedo un rato más de mi supuesta hora de salida, no pasa nada. Lo bueno es que el paseo espabila y las vistas no están mal.

  • crowd.jpg
  • patos a la orilla del canal
  • atasco en el callejon
  • llegamos :-)

De lo que hago entre que entro y salgo de la oficina no tengo mucho que pueda contar, ya conté a qué me dedico cuando me dieron este trabajo, hace seis meses y dos días. Hoy me he dado cuenta de que no hay ceremonia cuando superas el probatorio, things just work! :-)

Pero para quienes no tienen la opción de venir de visita a la oficina:

  • miguev en Google

Hagamos un repaso por los elementos más importantes de un entorno de trabajo profesional óptimo:

  • Auriculares Sennheiser HD-215 para aislarme del ruido de mi alrededor –definimos ruido como todo lo que no es señal
  • MacBookPro 15 para no pasar frío nunca :-D
  • colleción de postales
  • peluches varios: dos pingüinos, una neurona para pensar (para qué más) y la familia Python: una grande para casi todo y dos pequeñas para ayudar a teclear en Windows
  • banderas patrióticas para ser visible, gracias a éstas he conocido al único canario en Dublín que no conocía antes
  • libros de programación variados, mi vínculo con el L-espacio
  • tazas para infusiones y cafés, además de dejar claro que no soy un people person
  • Yoda peluche USB
  • otro pingüino, por pingüinos que no sea
  • una mascota más
  • intercomunicador trans-pantalla, a.k.a. dispositivo-para-llamarme-el-colega-detrás-de-las-pantallas
  • otra bandera patriótica

No se crean que no tiene cosas malas este trabajo, una de las peores es no poder compartir con nadie lo que se hace allí dentro. Les aseguro que en términos de marujoneo geek sufro cuando no puedo contar ciertas cosas interesantes y emocionantes a mis amigos, pero por suerte acaban publicándose en unos meses y tengo un descanso hasta que me entero de la siguiente.

Otra cosa mala es cómo engancha. Al tener un escritorio tan acogedor se me pasa el tiempo volando y acabo saliendo de noche hasta cuando anochece pasadas las 20h, pero cuando salgo de día las vistas son mejores que por las mañanas.

  • Grand Canal Dock
  • Grand Canal Dock

Ella

Esto es lo que me pasa por llegar tarde a casa, un calor de la leche y ella con su manta eléctrica –no se enchufa, ni falta que le hace, siempre tiene electricidad estática de sobra para matar aparatos.

Cena

A estas horas, o a cualquier otra más temprana, estamos tan cansaditos que no hacemos mucho más que cocinar, cenar y ver la tele un rato. Creo que al menos la tele me está ayudando a mejorar mi capacidad de comprender el inglés hablado, con un amplio abanico de acentos –irlandés, dublinés, inglés, londinense, escocés, americano, …

Llegado un punto el sueño nos puede y nos vamos a la otra mitad de la casa, lo que pase luego no sale de allí :-P

Los fines de semana también tienen una constante: desayuno español.

  • a comeeeeeeeeeeer