De Tenerife a Dubín… y a Turín porque me toca. Entre viaje, visita, más viaje, gripe, fiestas, vacaciones y aún más viaje –y espero que no más gripe– me sobran los dedos de una mano para contar las semanas que pasé completas en la oficina.

Hoy –sí, en menos de ocho horas– tengo que hacer una instalación aquí y como soy tan paranoico reservé el primer vuelo para ponérselo muy difícil a AirFrance para chafarme el viaje. Luego tuve la gran suerte de que el viaje fue una delicia y en sólo siete horas (desde el despegue) ya estaba aquí, así que tuve tiempo de dar un paseo por la cuidad esta tarde.

También por mi paranoia no tengo aquí el cable para sacar las fotos de mi nuevo juguete, una Olympus Stylus 725 SW, así que las dejamos para otro día. Si te aburres puedes ver los anuncios de esta cámara en Youtube, empezando por el anuncio que me convenció de quería una ;-)

El tiempo por aquí tutto bene, eso de que -5ºC y nevando será en la falta de los Alpes, porque para mí los 7ºC de mínima que vi hoy no me parecedieron ni la mitad de frío que esos mismos 7ºC en La Laguna o en Dublín. Y las cuatro gotas que cayeron al final del día bien podían haberse quedado en casa :-P

Decía un tío de un amigo mío que para viajar a otro país sólo se necesitan tres palabras de su idioma: , no y cerveza. Desde el verano que pasé en Inglaterra aprendí, en varios idiomas, el vocabulario que me parecía mínimo: , no, cerveza, perdón, disculpe, por favor, gracias y el más importante para evitar malos entendidos: no sé hablar ${tu idioma}.

De momento lo domino en francés, italiano, alemán, polaco y casi en ruso; pero me dí cuenta hoy de que se necesita mucho más vocabulario para no tener que comunicarse mediante lenguaje corporal el 80% del tiempo: los números (del 1 al 10 ó 20) y algunas palabras comunes en los viajes: no lo sé/sabía, no entiendo, billete (de transporte), la cuenta (cuando terminas de comer), recibo/factura, derecha e izquierda (para seguir indicaciones a destra ea sinistra), puerta, andén, en dirección a

Total, que al final necesitas tanto vocabulario que no tienes que no te queda otra que medio adivinarlo medio inventártelo o a veces hacer gestos y/o muecas, pero por el camino acabas hablando Oggiano con fluidez :-D

Ciertamente, no se necesita nada de esto para tomar un taxi del aeropuerto al hotel y quedarse ahí, pero no iba yo a perder la ocasión de echar un vistazo a Torino y probar sus medios de transporte. Muy simpático el revisor del tren, pero ya lo contaré otro día, junto al resto de la aventura, con las fotos ;-)