Mañana se me acaba el chollo de decir que tengo 19 años (en hexadecimal) y hasta dentro de seis años no podré volver a poder usar ese truco, pero para entonces me temo que se va a notar mucho. Si tuviéramos algún sistema de numeración en base 12 podría decir que cumplo 22. Eso a lo mejor colaría y todo. :-D

La carrera anual de felicitaciones comenzó ayer mismo y me ha pillado de sorpresa. Al llegar a casa tenía un envío desde Granada y no me dí cuenta de lo que era hasta que leí la carta. Con ella venía una originalísima tarta (foto pendiente) que hace compañía a mis postales y una funda de cojín típica de Granada. Ambas cosas me han encantado :-) y he ido al Penney’s a buscar un cojín para la funda –y de paso una almohada, que no tenía. Esta mañana me ha llamado una amiga toda convencida de que hoy era 12… en fín, ésta no cambia :-D

Y hoy me ha tocado a mí hacerme un regalito: un par de buenas sartenes, que buena falta me hacen. Así de paso he aprendido a comprar en Argos, donde puedes comprar por internet y luego ir a buscar la compra o (si es algo grande) recibirlo en casa. Parece una buena opción para comprarse una bici. Lo que no quiero ni pensar es cómo será mi próxima mudanza. Si ya me costó tres viajes mudarme de Blackrock a Bray y “no tenía nada”… voy a necesitar una motivación muy fuerte para volver a mudarme :-D

Para variar voy a dejar un par de enlaces útiles para los que vivan en Irlanda y quieran enviar cartas o paquetes al extranjero: tipos de envíos y sus tarifas para envíos normales. Esto lo tienen en un pequeño panfleto en las oficinas de correos. A uno que le gusta enviar cartas y algún que otro regalito esto es bastante útil porque con esta información y una báscula barata ya no necesito acudir a la oficina de correos.

Para la sección de anécdotas considero digno de mención el hilo de conversación que se montó en la lista de miembros de ILUG a raíz de mi saludo la semana pasada, especialmente este mensaje. Estos son irlandeses de pura cepa :-D

Y para que nadie me diga “quién eres y qué has hecho con Migue” voy a quejarme un poco de Irlanda, que ya es hora. Mi principal desilusión en este país están siendo los bancos, que son un tranque. Para empezar la tarjeta de débito que me dan es una Laser, que al parecer sólo sirve para dos cosas: sacar del cajero y pagar en las tiendas en Irlanda… y no sé si servirá de algo fuera de Irlanda, pero lo dudo. Si quieres una VISA irlandesa tienes que pedirla, es de crédito y tardan tres o seis meses en dártela, así que take it easy! La conclusión que saco es que mi mejor opción sería transferir mi dinero a España y utilizar la tarjeta española, con la que nunca he tenido problemas ni limitaciones. Pero claro, a ver cómo narices se hace una transferencia internacional sin personarse en la oficina del banco, ¡que sólo abre de 10 a 16! Es una vergüenza.

Otra queja: el sol está demasiado bajo y me da en la cara. Mira mi sombra a mediodía:

Mi sombra a mediodía