De las cuatro formas de “arroz con verduras” que conozco, ésta es mi favorita. La idea me llegó de la mano de Su en aquellos días en que sobrevivíamos almorzando en el césped de la facultad, arañando cada minuto para las prácticas de Compiladores. Un día transmití la idea –sin receta– a mi madre y no tardó en echarle imaginación y deleitarme. Esta tarde ha sido su novio quien me ha enseñado la forma que ha tomado finalmente la receta. Yo diría que tiene buena pinta.

  • Arroz con verduras

Vayamos por partes, con orden y disciplina:

  • aceite de oliva
  • cuatro dientes de ajo
  • una cebolla
  • medio pimiento rojo (o uno entero si es pequeño)
  • medio pimiento verde (o uno entero si es pequeño)
  • una zanahoria mediana (no pasa nada si es grande)
  • un bubango o calabacín grande (o dos si son pequeños)
  • un ajo puerro
  • medio kilo de habichuelas
  • aceitunas sin hueso
  • una lata pequeña de champiñones laminados
  • arroz
  • agua
  • sal gorda
  • un sobre de paellero (colorante alimentario y azafrán)
  • una lata pequeña de pimiento rojo dulce
  • creo que no me olvido de nada…

El cacharro utilizado en mi caso tiene unos 10 cm. de alto y 28 cm. de diámetro. Se puede utilizar uno no tan alto (de 7 u 8 cm.) pero se agradece que sea un poco alto a la hora de remover los ingredientes.

La elaboración de este arroz con verduras se divide en dos partes:

Reogado de verduras

Antes de encender el fuego conviene preparar las verduras: pelar y cortar en rodajas finas los cuatro dientes de ajo, pelar y picar la cebolla, lavar los pimientos, el bubango y las habichuelas, pelar la zanahoria y lavar el ajo puerro cuidadosamente, separándolo lámina a lámina.

Cubrir el fondo del cacharro con aceite de oliva y calentarlo a fuego rápido. Tan pronto como el aceite esté bien caliente echar los dientes de ajo laminados y darles unos segundos para que empiecen a dorarse para echar a continuación la cebolla picada. Sin dejar de removerlo cada minuto, cortar los pimientos en tiras y luego en dados y añadirlos.

Remover siempre procurando que el aceite empape bien toda la verdura. Añadir luego la zanahoria, también cortada en dados pequeños. Cortar el bubango en dados no tan pequeños –alrededor de 1 cm.– y añadirlo al cacharro, sin dejar de remover cada minuto.

Las habichuelas suelen ser demasiado grandes y hay que cortarlas en dos o tres, de modo que los trozos tengan entre 1 y 2 cm. de longitud. Cortar las habichuelas puede llevar un rato, conviene bajar el fuego y no olvidarse de remover el contenido del cacharro cada minuto. Tras añadir las habichuelas sólo queda añadir un puñado de aceitunas sin hueso cortadas a la mitad.

Arroz

Lo que queda por hacer es muy similar a la preparación de un arroz cocido normal. Hay que esperar a que el bubango haya tomado un color amarillento y una textura semitransparente. Entonces se añade el arroz.

Para la cantidad de verduras descrita se aconseja añadir tres o cuatro vasos de arroz (vasos de 250 cm³) y por cada vaso de arroz una cucharada pequeña colmada de sal gorda y dos vasos de agua. Remover siempre después de cada vaso de arroz y también tras echar todos los vasos de agua. Finalmente añadir el sobre de paellero y remover.

Como en cualquier arroz cocido, al principio el cacharro tiene arroz sumergido en agua hirviendo. Tras unos minutos el arroz absorbe todo el agua el cacharro contiene arroz hinchado sin agua que burbujee. Es entonces cuando procede tapar el cacharro, apagar el fuego, retirar el cacharro del fuego y dejarlo reposar al menos 20 minutos.

Opcionalmente se sugiere decorar el arroz justo ante de tapar el cacharro, pero no se debe tardar en hacerlo. El pimiento rojo dulce cortado en tiras proporciona líneas con las que dibujar figuras, limitadas sólo por la imaginación. Otros ingredientes pueden utilizarse para rellenar áreas de un color, por ejemplo mitades de aceitunas para rellenar de verde.

Con esto tengo comida para un par de días. No durará porque me encanta y siempre es buen momento para un arroz con verduras. ¡Que aproveche!