No estaba muy equivocada Isabel cuando me dijo el primer día que Ramsgate es un pueblo fantasma. No lo es, pero tampoco se puede decir que haya mucha vida en él. La zona centro –que se resume en dos calles: High Street y Kings Street– es bastante pequeña y los domingos la mayoría de la gente se va al centro comercial que está a las afueras. El resultado es que las calles están semidesiertas.

Sigue leyendo …