El 21 de julio de 2003 pagué €140 por una BENQ DC2300 que perdí a los cinco meses. El 10 de diciembre del mismo año compré otra idéntica, esta vez por €109, que murió sin motivo aparente en unos siete meses. A unos €28 ó €15 el mes, no se puede decir que me saliera barata.

El 16 de julio de 2004 decidí comprar una cámara a un fabricante de cámaras, en el establecimiento donde siempre hemos comprado mi padre y yo las cámaras, objetivos y demás. La elegida fue una Nikon Coolpix 2200, la opción más austera disponible en el momento, por €199. Después de aguantar caña durante 23 meses creo que €8.65 al mes no está mal. Estoy tan contento con esta cámara que no se la quiero dar a mi madre, prefiero regalarle una nueva.

Hoy he vuelto al mismo establecimiento, con la –extremadamente– inusual intención de comprarme una cámara. Esto se merece un shot. O varios.

Ya iba siendo hora de tomarme la fotografía digital en serio ;-)

Siguiendo mi habitual estrategia de comprar productos descatalogados, la elegida esta vez ha sido una Nikon Coolpix 8400, la única de mi agrado con un objetivo gran angular de verdad: 24-85 mm. (equivalente 35 mm.).

  • e8400.jpg

 

Si esta cámara me dura sólo dos años me habrá salido unos €17 al mes, menos cara que las Benq. Si llega a los cuatro años –y así lo espero– me habrá salido unos €8.4 al mes y sería ¡la cámara digital más barata que haya tenido! :-D

De momento los únicos inconvenientes que le encuentro son que lleva batería en lugar de pilas AA y que voy a tener que tomarme un gran trago de RTFM:

  • e8400fm.jpg

 

Un detalle interesante del CCD de 8 MP es que el tamaño de imagen –3264×2448 con la típica relación 3:4– comparte muchos divisores entre sus lados: 2, 3, 4, 8, 16, 17. Esto permite redimensionar la imagen a varios tamaños sin necesidad de hacer interpolación, lo cual reduce la pérdida de calidad en el reescalado. 1632×1224, 1088×816, 816×612, 544×408, 408×306, 204×153 y 192×144 es una buena colección de tamaños.